lunes, 6 de mayo de 2013

El pacto que no quieren los de Rajoy

No parecen interesados los de Bárcenas en atender los reiterados requerimientos procedentes de la sociedad y del PSOE para encontrar puntos de acuerdo en las políticas contra el paro. Tal vez los 6,2 millones de ciudadanos y ciudadanas españoles en situación de desempleo no les resulten suficientemente convincentes para echar el freno a su estrategia liquidacionista y sentarse a buscar espacios de consenso que permitan luchar contra la crisis con mayor eficacia. No, no quieren renunciar a una sola de sus políticas de liquidación. Lo acreditaron suficientemente durante los gobiernos de Zapatero: nada de pactos, nada de acuerdos, nada de consensos. "Qué caiga España, que ya la levantaremos nosotros", dijo la derecha por boca de Montoro en los primeros años de la crisis. Esa es su visión de la política y de la vida, antes rota que roja. Ni las continuadas propuestas de un pacto global por el empleo planteadas en la Comunitat Valenciana por el PSPV y los sindicatos ni los ofrecimientos de las direcciones del PSOE y de UGT y CCOO en España ni el clamor social han provocado el más mínimo movimiento del Gobierno y su partido en favor del entendimiento. Y no es cierto, como dicen y escriben algunos, que quienes ahora buscan consensos no lo hicieran antes de llegar Rajoy a La Moncloa. Los socialistas renunciaron a partes esenciales de su programa en el gobierno a fin de propiciarlo. Ahora, visto lo visto, podemos pensar que fue un error pues nunca estuvo en la voluntad de la derecha alcanzar acuerdo alguno. No hay que cejar en el empeño pero desde la convicción de que se buscan consensos para salvar a las víctimas presentes y futuras de la crisis y no a sus causantes.