jueves, 27 de noviembre de 2014

Matoy, Fabroy... llamadle como queráis. Es Mariano

El caso Matoy. Es Rajoy quien debe dimitir tras el auto del juez Ruz que ha provocado la dimisión de Mato. Es Rajoy quien preside desde hace 10 años esa agrupación de intereses lucrativos que viene a llamarse Partido Popular. Es Rajoy quien lleva 30 años en la cúpula de mando beneficiada por mil y una tramas mafiosas en toda España. Es Rajoy quien ha alentado, aupado y protegido a Fabras de toda estirpe, conspiradores necesarios y ejecutores avezados de saqueos sin fin del patrimonio público. Es él y su camarilla quienes sabiendo de las tropelías sin cuenta perpetradas por sus capataces en cada rincón del país les han dado cobijo y sustento durante décadas. Él sabe, perfectamente, qué hacían los Bárcenas de turno, de dónde venían los sobres y las sacas de billetes negros como el carbón con los que se pagaban las grandes hazañas electorales gaviotas. Ahora echa por la borda a Mato, como ha dejado en la estacada a Fabra. Y dirán que es su particular limpieza de corruptos. Aún recuerdo aquella foto, todos y todas en torno al jefe: Gürtel no era una trama del PP, era una trama contra el PP urdida por Rubalcaba y la Fiscalía. ¿Os acordáis? También decía eso Fabra, y está entrando en la cárcel. A menudo me pregunto, en voz baja para no molestar a nadie, qué hubiera ocurrido en este país con la corrupción si entre 2004 y 2011 no hubiera gobernado Zapatero. Matoy, Fabroy... llamadle como queráis.