sábado, 21 de febrero de 2015

Liderazgo colaborativo: Castelló en La Plana

Publicado en Mediterráneo el 21 de febrero de 2015

#PerCastelló - ¿Imaginas Castellón ejerciendo un liderazgo real, propositivo, activo en el área metropolitana de La Plana? ¿Lo imaginas proyectando, de verdad, la capitalidad más allá de exigencias administrativas o convenciones institucionales? Sumando, impulsando, compartiendo ideas, vertebrando. Favoreciendo sinergias que aúnen esfuerzos, promoviendo complicidades que allanen conflictos. Aprovechando las oportunidades que ofrece un territorio sobre el que vivimos, trabajamos, estudiamos y soñamos 300 000 ciudadanos y ciudadanas.

Si queremos hacer de Castellón una gran ciudad hemos de convertir su condición de capital en capacidad de liderazgo. Una ciudad es grande por su tamaño, pero es una gran ciudad por su inteligencia para entender el tiempo que vive y aprovecharlo promoviendo alianzas fortalecedoras. El discurso metropolitano ha sido tan proclamado por los socialistas castellonenses, desde Daniel Gozalbo a Francesc Colomer, como descartado por la derecha gobernante en nuestra ciudad desde 1991. Una renuncia que ha resultado muy perjudicial para los intereses de Castellón y, también, para los del conjunto de la conurbación de La Plana. Nos ha hecho más vulnerables a los cambios de coyuntura y nos ha restado capacidad de influencia ante el Consell de la Generalitat o el Gobierno de España.

Pensar la ciudad más allá de sus límites administrativos. Imaginarla por encima del corsé que establecen las demarcaciones políticas. No para interferir en las decisiones autónomas del resto de actores, sino para buscar espacios de encuentro, de colaboración, de desarrollo compartido para ser mejores. Y de hacerlo desde el convencimiento de que la suma nos situará a todos en una posición más favorable para afrontar el futuro. Vivimos en un mismo territorio, articulado en torno a infraestructuras compartidas. Sufrimos problemas similares y desarrollamos actividades complementarias. Tenemos exigencias y aspiraciones comunes. ¿Por qué no imaginar, diseñar, construir y disfrutar soluciones de interés común?

La gente de Castellón, de Vila-real, de Almassora, de Benicàssim, de Borriol demanda esa capacidad de entendimiento de nuestros ayuntamientos. Es cuestión de eficiencia, para hacer más con menos, y también de eficacia, para hacer más que menos. Y, sobretodo, de oportunidad. La Europa que camina hacia el futuro lo hace a partir de entramados urbanos, con identidad, reputación y objetivos compartidos. No de estructuras jerarquizadas sino de redes cooperativas de ciudades que multiplican sus posibilidades de prosperar por encima de autolimitaciones impuestas por divisiones circunstanciales.

Ahora vamos a recuperar el tiempo perdido. Los y las castellonenses, como la ciudadanía del resto de ciudades de nuestro entorno, vamos a elegir nuevos ayuntamientos. Los socialistas de Castellón, con Amparo Marco a la cabeza, estamos persuadidos de que ese camino debe ser transitado cuanto antes y de que esta ciudad va a saber asumir ya el liderazgo que debemos exigirnos.