sábado, 14 de marzo de 2015

Zaida Cantera

La actitud chulesca y autoritaria exhibida por Pedro Morenés esta semana en el Congreso respecto del caso Zaida Cantera es una expresión más de la falta de empatía con que el Gobierno de Rajoy de conduce en su relación con la sociedad. Que el ministro saliera a defender vehementemente a las Fuerzas Armadas cuando fue requerido para hablar sobre el asunto concreto del maltrato y el acoso sexual a que fue sometida la comandante por parte de sus jefes, sin expresar la más mínima consideración y disculpas hacia la víctima, evidencia la catadura moral y la falta de entendimiento de la realidad de estos gobernantes. Zaida fue vejada y acosada por ser mujer y maltratada por ser militar por otros militares parapetados tras un concepto medieval del honor y la disciplina que en nada se compadece con el papel del Ejército en una sociedad democrática. Son ellos, quienes así actuaron, los que denigran la imagen de las Fuerzas Armadas y no quien ha sido víctima de su zafiedad. Y es eso lo que debería preocupar al ministro y al Gobierno. Es contra los maltratadores contra los que debe actuar la autoridad; es a ellos, a los acosadores, a los que hay que aplicar la disciplina de la democracia que exige respeto a la dignidad de todos y de todas.

PD: Morenés mandó callar ayer a la diputada de UPyD Irene Lozano igual que Rajoy dijo hace unas semanas al líder socialista Pedro Sánchez que no volviera a hablar en el Congreso. La oposición les molesta. La democracia también.