domingo, 11 de junio de 2017

Dos años del cambio

Publicado en Levante de Castelló el 11 de junio de 2017
#GovernsDelCanvi
#ElCanviFunciona

En diciembre de 2014, la entonces ministra de Fomento y hoy presidenta del Congreso Ana Pastor proclamaba a los cuatro vientos que unos meses después el tren de alta velocidad iba a llegar a Castelló. Seis meses después, durante un viaje a la provincia, volvió a reiterar ese compromiso. Es evidente que no fue ni en 2015, ni en 2016. Y que no será en la primera mitad de 2017 con total certeza.

Pastor, que pasa por estar en la fracción seria del popularismo gaviota, no se equivocó. No. Dijo lo de 2015 ante las elecciones municipales de ese año. No fue un error, fue un engaño. Porque el partido de Pastor, el mismo que el de Javier Moliner, Begoña Carrasco, Vicent Sales o Miguel Barrachina, sabía entonces, meses antes de los comicios, que su tiempo de poder cuasi absoluto en nuestra tierra tenía fecha de caducidad y que necesitaba poner su maquinaria propagandística a toda marcha. En esto del AVE como en tantas otras cuestiones.

De poco les sirvió. Hace ahora dos años, el 24 de mayo de 2015, el voto ciudadano quebró la hegemonía popularista en Castelló y abrió el paso a gobiernos municipales de progreso en las principales poblaciones de la provincia y en un buen número de pequeños municipios, así en Benicarló, la Vall d´Uixó o Segorbe, como en Montanejos, Altura o Rosell. La voluntad de la gente trajo el mayor cambio político de las últimas dos décadas, aquí y en el conjunto del País Valenciano, posibilitando la presidencia de Ximo Puig en la Generalitat Valenciana. 

Se cerraban así 20 años de indecencia en la vida pública e institucional castellonense y en el conjunto del país. Y se abría un tiempo nuevo, de nuevas políticas, de nuevas oportunidades y de nuevos retos. De gobiernos plurales y decisiones compartidas, formas distintas y miradas amplias. Tal vez tiempos que no se dejan aprehender por aquellos que sólo entienden la política y el gobierno con tintes monocromos y sonidos monocordes.

Hoy, esos gobiernos progresistas liderados en la mayor parte de los casos por el PSPV, siguen promoviendo políticas centradas en las personas, comprometidos con el rescate ciudadano e implicados en dejar en manos de la gente el escrutinio de la acción de gobierno. Siguen trabajando por mejorar la reputación de sus ciudades y por alentar políticas de modernización económica y social que nos sitúe en condiciones mejores para afrontar nuestro futuro colectivo. Y mientras… mientras el AVE sigue sin llegar.



domingo, 21 de mayo de 2017

Nuestra policía

Publicado en Mediterráneo el 18 de mayo de 2017
#PLCSPoliciaCastello

Esta semana una delegación de la Policía Local de Castelló encabezada por el intendente general jefe José Luis Carque participa en la asamblea del Foro Europeo para la Seguridad Urbana (European Forum for Urban Security, EFUS) en Rímini, Italia. En esta organización se asocian casi 300 administraciones locales y regionales de toda Europa para estudiar, analizar e impulsar políticas públicas de seguridad que prevengan la delincuencia y garanticen la convivencia en nuestras ciudades. Un espacio de reputación al que nos hemos incorporado recientemente para sumar nuestra experiencia policial y, sobre todo, aprender de lo que se hace en otros municipios europeos para afrontar las profundas trasformaciones que vivimos en nuestro tiempo sin menoscabo de la seguridad de cada uno de nosotros y nosotras. Seguridad para convivir en la diversidad.

Como hemos hecho también esta semana pasada en el I Congreso Internacional de Seguridad y Proximidad Social celebrado en la ciudad mexicana de Nezahualcóyotl. Porque queremos que Castelló esté y participe en todos aquellos foros que aporten conocimiento en la implementación de políticas públicas que mejoren la vida en esta ciudad. Queremos que nuestros empleados públicos proyecten su experiencia y su talento junto a otros y otras, de aquí o de allá; que expongan, escuchen, debatan, argumenten qué y cómo hacer en relación con la seguridad, o la contratación pública, o las políticas de sostenibilidad, o de juventud, o de inclusión, o de turismo… Que hable Castelló y que se hable de Castelló. También desde la administración municipal. También construyendo reputación desde el ayuntamiento.


martes, 18 de abril de 2017

Borrull para la ciudadanía

Publicado en Mediterráneo el 18 de abril de 2017

Hace casi diez años la Generalitat Valenciana dejó en desuso el edificio que albergaba la Audiencia Provincial en la plaza del Juez Borrull, en Castelló. Las dependencias judiciales fueron trasladadas a la nueva Ciudad de la Justicia y la que hasta entonces había sido su sede comenzaba un largo proceso de abandono y deterioro. Casi doce mil metros cuadrados en el centro de nuestra ciudad dejados al albur del paso del tiempo. Ni el Consell ni el gobierno municipal, liderados hasta 2015 por el Partido Popular, supieron qué hacer con ellos. Y si lo supieron, no quisieron darle ninguna utilidad social.

Ahora ambas administraciones han decidido rescatar ese espacio público para la ciudadanía. Trabajando de forma mancomunada para regenerar el edificio y rehabilitarlo como un nuevo centro administrativo. Allí se concentrarán los servicios de la Conselleria d'Igualtat i Polítiques Inclusives y los servicios de bienestar y solidaridad social del ayuntamiento. Y otros departamentos municipales y autonómicos. Para dar un mejor servicio público y para hacerlo más eficientemente. Ese es el mandato de la alcaldesa Marco y del president Puig y en esa dirección estamos trabajando.

Aún es pronto para hablar de plazos pero hemos comenzado ya la cuenta atrás. Desde luego estamos mucho más cerca de que el emblemático edificio de Borrull recobre su función social de lo que nunca estuvimos con los gobiernos de la derecha. Por eso produce vergüenza ajena leer y oír a quienes tanto tiempo tuvieron para hacer lo que estamos haciendo nosotros infundios y mentiras sin fin sobre este proyecto. Las ciudadanas y los ciudadanos castellonenses tienen derecho a que las administraciones públicas estemos a su servicio. Plenamente, sin renuncias.


jueves, 9 de marzo de 2017

Igualdad

Publicado en Mediterráneo el 9 de marzo de 2017

Desde hace unos días la organización ultracatólica HazteOir.org ha cobrado actualidad en España por su agresiva campaña homófoba contra la transexualidad especialmente dirigida a muchachos y muchachas jóvenes. Una campaña indecente y castradora contra la libertad y la igualdad que exige de todas y de todos nosotros una respuesta inequívoca y firme en favor de la diversidad democrática.

Hoy, 8 de marzo, las y los ciudadanos de Castelló estamos especialmente obligados a ello. Cada día, sí. Pero hoy, al conmemorar como cada año el Día internacional de las Mujeres, lo proclamamos con mayor determinación. Porque hoy es el día a favor de la igualdad y en contra de la discriminación. El día en que las mujeres trabajadoras recuerdan su lucha dramática por conquistar derechos, por hacerse visibles, por ser respetadas y reconocidas. No hay mejor ni mayor argumento de dignidad política que ese relato de lucha.

Hoy, de nuevo, refundamos nuestro compromiso, el de todas y todos, con la igualdad real entre hombres y mujeres; la igualdad legal, sí, pero también la igualdad cotidiana, sincera, efectiva. La que nos hace íntimamente iguales, así en la privacidad de nuestra vida personal y familiar como en nuestra convivencia profesional o nuestra actividad ciudadana en el espacio público.

Día para la exigencia institucional y colectiva de remover los prejuicios culturales, económicos, religiosos o políticos que siguen perpetuando la discriminación de género. Día para la reivindicación de un Castelló de iguales en el que no quepa el maltratato, la humillación, el desprecio o la desconsideración de nadie por el mero hecho de ser mujer. Ese es el Castelló que queremos ayudar a construir desde el gobierno municipal.





sábado, 14 de enero de 2017

100 años del Ribalta

Intervención en la celebración del centenario del IES Ribalta. Castelló de la Plana, 14.01.2017

Hace 12 años, una tarde también de enero, en este mismo salón subí a esta tribuna para recordar con emoción la figura de Delfina Ramos, profesora de Geografía e Historia que fue durante décadas en este instituto. Me propusisteis, entonces, que hablara en nombre de tantos y tantos alumnos que tuvimos la fortuna de recibir sus enseñanzas. Os trasladé aquel día mi agradecimiento por permitirme participar de aquel acto de reconocimiento a Delfina y, con ella, a cuantos nos habían enseñado a aprender en este centro. Hoy, Paloma, os digo de nuevo gracias, muchas gracias por haberme encargado esta breve intervención junto a vosotras y vosotros. Es un honor inmenso acompañaros este 14 de enero, cien años después, para conmemorar la puesta en servicio del instituto hace ya un siglo.

Subiendo por la escalinata tras cruzar el vestíbulo sentía el escalofrío de una emoción muy íntima. Aquí viví, vivimos muchos el cambio en nuestros cuerpos, en nuestras voces, en nuestras miradas. Y en nuestra forma de relacionarnos con los otros, de entender la vida. Sí, fue aquí, en esta casa, en cada una de sus aulas, en sus patios, en sus pasillos, en la cantina. Es aquí, sí, y fuisteis y sois sus profesoras y sus profesores los que nos acompañasteis en ese transitar adolescente. Tiempo inolvidable, nombres inolvidables para mí. Algunos en las aulas, como Delfina, Ignacio Villalobos, Jaime Peris, Rosa Marti, Joan Francesc Mira, Rosa Ruiz, Manolo Vivó, Ana Revest, Fernando de Pablos, José Martí, Carmen Moliní, Benjamín Bonet, Pepe Aledón, Genoveva Boix... Otros fuera de ellas, como Don José Trullén, Ismael Sanjuán, Paco Esteve, Paco Blasco, Toni Gasco, Pepe Payá, Paco Mezquita, Pedro Gómez, Manolo Bordoy, Paco Pastor... Todos y todas, y otros más, muchos. Y, claro, Teresa y Delfín y aquella cantina que era, no os enfadéis, el verdadero corazón del Ribalta.

Es un privilegio, lo sabéis, ser y sentirse parte, siquiera microscópica, de esta casa. Esa sensación de que algo de ti pervive aquí. Y la convicción cierta de que tu vida arrastra los colores, los olores, las voces y los silencios que compartíamos en aquellas aulas de techos altos y pupitres desvencijados. Aún persiste en mi memoria, como si de hoy se tratara, la fascinación que me producía aquel mapa mural en relieve que veía a través de la ventana de un aula de la planta baja. O el ambiente aformolado del laboratorio de ciencias naturales y sus frascos repletos de vidas muertas. O el crujir de las espalderas en aquel gimnasio que a mí me parecía enorme y en el que Enrique Beltrán nos dió su primera clase.

Acabo ya, directora. Seguid custodiando este templo laico de la enseñanza pública. Sus paredes y, sobre todo, su alma. Y exigidnos a todas y a todos, a las instituciones y a la ciudadanía, que preservemos para siempre este territorio de convivencia, de aprendizaje, de cultura, de vida.




jueves, 12 de enero de 2017

Seguridad sin renuncias

Publicado en Mediterráneo el 12 de enero de 2017

En el verano de 2015, pocas semanas después de establecerse el gobierno local del Pacte del Grau en Castelló, nos comprometimos a dotar a la Policía Local y a los Bomberos municipales (el Servicio de Extinción de Incendios, Prevención y Salvamento - SEIPS) de todos los recursos organizativos y tecnológicos a nuestro alcance para hacer que las políticas de seguridad pública de este ayuntamiento garanticen a la ciudadanía la mayor y mejor capacidad de respuesta ante situaciones de inseguridad y emergencia individual o colectiva. 

Queda aún mucho por recorrer, lo sabemos; pero vamos dando pasos en la línea correcta. 2017 va a suponer un punto de inflexión en ese ámbito de la administración municipal. Invertiremos un millón de euros en la construcción y el equipamiento tecnológico de una nueva sala de seguridad, movilidad y emergencias que centralizará servicios ahora dispersos, garantizando más eficacia en la atención a las demandas ciudadanas. Una unidad de prevención, reacción y respuesta ante esas situaciones altamente cualificada, que se ubicará en la central del área de Seguridad Pública en el antiguo acuartelamiento de Tetuán.

También en 2017 dotaremos a los bomberos de dos nuevos vehículos esenciales para la gestión de emergencias en nuestra ciudad: una autoescalera elevadora articulada de gran envergadura y una autobomba con ancho especial para intervenir en las calles estrechas del casco antiguo o de barrios periféricos o en las vías del TRAM, destinando otro millón cien mil euros a ello. 

Creemos en una seguridad pública integral, para todas y todos en toda la ciudad. Y estamos empeñados en liderar, desde el ayuntamiento, ese objetivo prioritario.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Gestión de la diversidad y políticas policiales

Intervención en la inauguración de las IV Jornadas Policía, diversidad y derechos. Castelló de la Plana, 28.11.2016

La gestión de la diversidad constituye un vector esencial en la gobernanza de las sociedades de transición en las que vivimos. Un factor de transversalidad inevitable en la definición actual de las políticas públicas. Y un elemento consustancial en la articulación de las estrategias que garanticen la convivencia ciudadana.

Por ello os agradecemos enormemente el esfuerzo que habéis hecho desde el Col·lectiu per la diversitat afectiu-sexual Castelló LGTBI, la asociación Gent&Pol y la Facultad de Ciencias de la Salud de la UJI para poner en marcha esta jornada, ya cuarta, sobre Policía, Diversidad y Derechos. Porque sigue siendo complejo no ya gestionarla, sino asumirla y normalizarla, así para las administraciones como para la mayoría social.

Seguimos manejando conceptos del pasado para transitar por este tiempo de cambio. Son los marcos que nos han acompañado durante el período de construcción y consolidación de las democracias industriales, especialmente en la Europa que desplegó el estado del bienestar en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Crisoles conceptuales que nos hablaban de estabilidad, homogeneidad, certeza, definición... En torno a ese marco y a esa realidad social se levantó una arquitectura institucional y administrativa que actuó con razonable eficacia en la extensión de derechos y en la redistribución de cargas, riquezas y servicios. 

No obstante, los profundos cambios económicos, sociales, culturales y políticos que fueron visibilizándose a partir de finales de los 70, que abrirían este período de transición que aún vivimos, irían desdibujando muchos de los asertos culturales sobre los que se identificaba nuestro ecosistema civilizatorio. 

Y fue abriéndose paso una sociedad más atomizada, fragmentada en multitud de itinerarios personales, cada vez más singulares y complejos. Una sociedad de relaciones líquidas, como la ha llamado acertadamente Ziygmunt Bauman, en la que difícilmente se encuentran respuestas unívocas a problemas compartidos más allá de simplificaciones epidérmicas.

La eclosión de la diversidad se ha convertido en la gran paradoja de la globalización. Hoy a los tensores básicos de la evolución del último siglo y medio, la igualdad y la libertad, hay que añadirle un tercero: la diversidad. Esta se construye en torno a ejes múltiples: la edad, la orientación sexual, el género, la funcionalidad psicofísica, la religión, la lengua, el origen, las prácticas culturales... Y a esa multiplicidad de aspiraciones, identidades, necesidades o percepciones deben atender las políticas públicas hoy.

Y a garantizar el derecho a la diferencia, en una sociedad en la que perviven espacios de intolerancia en los que puede llegar a anidar el radicalismo violento. La lucha contra los comportamientos intolerantes y discriminatorios y, especialmente, aquellos que son originados por sentimientos de odio hacia otros. La homofobia, la xenofobia, la aporofobia, el terrorismo machista, el racismo... y todos aquellos que atenten contra los derechos de las personas y la convivencia en nuestras ciudades. Ahí las policías locales tienen un papel central en la prevención, seguimiento y actuación contra esos tipos delictivos. Transversalmente, en colaboración con otros especialistas municipales del ámbito de los servicios sociales y de las políticas educativas y sanitarias. Y sectorialmente, integradas en el sistema público policial junto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

El Ayuntamiento de Castelló tiene la convicción plena de que este es uno de los principales ámbitos de actuación hacia los que orientar los esfuerzos de nuestras políticas de inclusión social y de seguridad pública. Para que el odio no incube los huevos de la serpiente. Para que la convivencia en paz se imponga sobre todo tipo de violencia.

La Policía Local de esta ciudad tiene constituida desde hace tiempo una Unidad de gestión policial de la diversidad que impulsa la figura del interlocutor social, interfaz entre la policía y los distintos actores de la vida comunitaria. Ha participado y participa activamente en el Programa de Identificación Policial Eficaz, el PIPE, promovido por la Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad y financiado por la Open Society Foundation para avanzar en la mejora de procedimientos, instrumentos de análisis y sensibilización en la identificación de ciudadanos y ciudadanas y potenciar la proximidad policial. Hemos suscrito el protocolo contra los delitos de odio auspiciado por el Ministerio del Interior, de resultas del cual esta Policía ha sido pionera en la aprobación del Manual de investigación de delitos de odio y discriminación. Y tenemos prevista la adhesión inmediata al EFUS, el Foro Europeo para la Prevención y la Seguridad Urbana, y a Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta.

Queremos contribuir desde esta ciudad a orillas del Mediterráneo a hacer de la vida en sociedad una oportunidad para un futuro mejor, para todas y para todos. Que los enemigos del tiempo por venir no anulen nuestra capacidad para construir espacios de vida en común dignos, decentes, inclusivos y solidarios.

Foto: Amparo Navas




sábado, 26 de noviembre de 2016

Presupuestar el futuro

Publicado en Mediterráneo el 22 de noviembre de 2016

En pocas semanas el gobierno local de Castelló presentará ante el pleno del Ayuntamiento el proyecto de presupuestos municipales para 2017. Confiamos en que obtenga el respaldo mayoritario de los grupos políticos con presencia en la corporación porque ello daría luz verde al impulso de nuevas estrategias con las que esta ciudad deberá afrontar el futuro. Sí, los presupuestos del año que viene van a ser los que consoliden el cambio en las políticas municipales para hacer de Castelló un espacio más vivible, mejor compartido, con más oportunidades.

Unas cuentas que han de permitirnos aprovechar los fondos europeos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI), esenciales para encauzar adecuadamente la modernización de nuestra ciudad. Presupuestos, también, para sostener y ampliar los programas de impulso del empleo y de la actividad económica o para mejorar los servicios públicos municipales en la línea que ya estamos promoviendo este año. Y para profundizar en las políticas de rescate de las personas dando cobertura a las iniciativas de emergencia social.

Porque queremos presupuestar el futuro de Castelló para ganarlo.





lunes, 7 de noviembre de 2016

Intervención en #PleCastelló del 7-11-2016: debate sobre la reforma de las ordenanzas fiscales

Intervención en el Pleno municipal de Castelló el 7 de noviembre de 2016 con motivo del debate sobre la reforma de las ordenanzas fiscales.

A finales del año pasado les propusimos en sesión plenaria la creación de un grupo de trabajo integrado por todas las fuerzas políticas de la corporación que debía tener por objeto la modificación de las ordenanzas fiscales municipales. Meses despuės, en abril, ese grupo quedó constituido e inició sus trabajos. Semanas más tarde trasladamos las propuestas de cada formación política a los servicios técnicos de la Administración Tributaria Local para que fueran informadas en orden a su viabilidad legal. Tras la respuesta nos pusimos a trabajar. A principios de septiembre PSPV, Compromís y Castelló en Moviment presentamos un acuerdo al resto de grupos que, sustancialmente, recogía los cambios normativos que hoy presentamos al pleno para su aprobación. Por primera vez en esta casa la modificación de las ordenanzas fiscales es fruto del trabajo conjunto de varios grupos políticos. Animamos, por ello, porque creemos que resulta un procedimiento enriquecedor y una práctica política saludable, a que se sumen a participar con mayor determinación en los trabajos que deben continuar en los próximos meses con la revisión de otras ordenanzas. 

Permítanme pues que comience esta intervención agradeciendo ese esfuerzo negociador. También, y muy especialmente, a los empleados y empleadas de la Administración Tributaria Local, por su dedicación, sus aportaciones, sus consejos técnicos imprescindibles para dar forma legal a nuestras pretensiones políticas. Reconocimiento que hacemos extensivo a los miembros dal Tribunal Económico Administrativo Municipal, que al poco de tomar posesión de sus cargos abordaron una revisión crítica de los proyectos de ordenanzas que contribuyó a mejorarlas técnicamente. 

Esta reforma es un primer paso en la conformación de un marco normativo fiscal en este ayuntamiento que garantice dos ejes nucleares para nosotros: la suficiencia financiera que posibilite el impulso de las políticas de progreso previstas en el Pacte del Grau; y la justicia en la distribución de las cargas fiscales entre la ciudadanía. Creemos, francamente, que es un buen paso en la dirección correcta. Y eso a pesar de las incertidumbres que se plantean por la falta de presupuestos del Estado, la desviación del déficit de la administración gestionada por el Gobierno de España y la indefinición sobre el escenario normativo en lo que refiere al destino de eventuales remanentes de tesorería futuros o al propio impuesto sobre los bienes inmuebles.

En cualquier caso, había que tomar decisiones y las hemos tomado. Y las presentamos al pleno para su aprobación provisional previa a la exposición pública y a la aprobación definitiva a finales de año. Sometemos a valoración la modificación de las ordenanzas reguladoras del impuesto sobre los bienes inmuebles (IBI), del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) y del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Y la modificación de la ordenanza de la tasa por prestación de servicios de recogida de residuos sólidos urbanos, tratamiento y eliminación de los mismos, la tasa sobre las basuras.

Y les ofrecemos dos compromisos de cumplimiento inmediato. Uno, la petición al Ministerio de Hacienda el próximo mes de enero de una nueva ponencia catastral que adecue la valoración de los inmuebles de la ciudad a la realidad nacida con la crisis. No queremos que los vecinos y las vecinas de Castelló sigan pagando impuestos por esos bienes en virtud de un valor fijado antes del colapso del mercado inmobiliario.

Dos, en los próximos meses trasladaremos al grupo de trabajo sobre reforma de las ordenanzas fiscales la propuesta de un plan bienal de control tributario que determinará la creación del Consejo municipal de Inspección, instrumento imprescindible para garantizar el cumplimiento de nuestras normas tributarias al objeto de que nadie contribuya ni más ni menos de lo que le corresponde.

En relación con el impuesto sobre bienes inmuebles, la principal fuente de financiación de este ayuntamiento, vamos a rebajar en torno a 2M€ la carga fiscal sobre la ciudadanía prevista de continuar con los actuales coeficientes. Rebaja orientada a favorecer, especialmente, a los contribuyentes con menos recursos. 

Reduciremos el tipo de gravamen general del IBI urbano en un 5 por ciento, pasando del 0,78% al 0,74%, el más bajo de los tipos aplicados por este ayuntamiento desde 2007. De esta forma compensaremos la mayor parte de la subida prevista para el próximo ejercicio, al que todavía alcanzará la laminación del incremento iniciado en 2012 de resultas de la revisión catastral promovida por el gobierno del alcalde Fabra.

Disminuiremos en un 25 por ciento el tipo de gravamen sobre los inmuebles rústicos, situándolo en el 0,80%. Más de 310.000 euros dejará de ingresar el ayuntamiento por este motivo, en una apuesta clara por incentivar la reconstrucción del cinturón agrícola que los años de la especulación salvaje arruinaron. 

Como hemos visto, reduciremos significativamente el tipo general y muy notablemente el que afecta a inmuebles rústicos, de tal modo que la inmensa mayoría de los contribuyentes se vean beneficiados en el nuevo marco fiscal. En relación con los inmuebles con usos no residenciales, el 95 por ciento de los mismos contribuirá con el tipo general rebajado. El 5 por ciento restante, los que tienen mayor valor catastral serán gravados con un tipo del 0,85. De este modo, por primera vez en este ayuntamiento y en línea con lo que se hace en muchas otras ciudades, segregaremos los inmuebles no residenciales.

Se aplicará una subida del 5,4 por ciento a las unidades fiscales del Puerto. Este incremento afectará a 250 inmuebles, que pasarán de un tipo del 0,85 a otro del 0,90, lo que supondrá la recaudación de unos 50.000 euros más respecto a este año.

Una preocupación central del gobierno al afrontar esta reforma era reforzar los elementos de progresividad fiscal del sistema tributario local, a sabiendas del reducido margen que permite la legislación. Con ese objetivo hemos redefinido las bonificaciones para familias numerosas. Estas se calcularán teniendo en cuenta tanto el valor catastral del inmueble como los ingresos familiares, favoreciendo en mayor medida la bonificación a las rentas más bajas. Y se han creado nuevos tramos. La máxima bonificación del 90 por 100 correspondería a un inmueble con un valor catastral de hasta 75.000 euros cuyos propietarios tuvieran unos ingresos por debajo del 50 por 100 del IPREM por cada miembro de la unidad familiar.

Hemos incorporado, así mismo, la bonificación del 30 por 100 de la cuota íntegra del impuesto a aquellos inmuebles que sean destinados a actividades de carácter cultural o social. Así se beneficiarán, por ejemplo, galerías de arte, librerías, salas de teatro, cine o conciertos. Y aquellos inmuebles que sean objeto de alquiler social a personas con riesgo de exclusión o en proceso de inclusión.

También trasladamos a la ordenanza la determinación de la mayoría plenaria por impulsar el uso de energías renovables. Se bonificará con un 25 por ciento a los inmuebles con uso predominantemente residencial en los cinco años siguientes a la instalación de sistemas para el aprovechamiento eléctrico de la energía solar. Y lo volvemos a proponer con un planteamiento progresivo de forma que se beneficien en mayor medida las edificaciones con menor valor catastral.

Con esa misma voluntad de trasladar a nuestras ordenanzas fiscales el compromiso del gobierno con las políticas de igualación social hemos abordado la reforma de la tasa de basuras. El incremento sostenido de los costes del transporte y tratamiento de residuos que la errática política de la Generalitat en este ámbito ha provocado durante tantos años exigen una actualización del tributo que ha de atender a ese principio de equidad en el reparto de cargas. Por ello congelaremos la tasa durante 2017 al 40 por ciento de las viviendas con menor valor catastral, dejándola en 92,1€; la incrementaremos en 4,6€ al 20 por ciento siguiente; y al 40 por ciento de las viviendas con mayor valor se les aplicará una subida de 9,2€. El incremento medio a todas las unidades fiscales de uso no residencial será del cinco por ciento.

Introducimos, además, una cuota social reducida a una quinta parte de la tasa (entre 18 y 20€) para familias con ingresos anuales por debajo del IPREM.

Ya para ir terminando, alcaldesa, en relación con el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana se ha deflactado el tipo aplicable para compensar la desaparición de la bonificación del 40 por 100 vigente desde la entrada en vigor de la actual ponencia catastral en 2012. Y en cuanto al ICIO, hemos actualizado los módulos para alinearlos con la última revisión de la base de datos de la construcción del Institut Valencià de l'Edificació, lo que supondrá rebajar la inmensa mayoría de ellos.

Esta es, en síntesis, la propuesta que hacemos al pleno para su aprobación. Nuestra apuesta para abrir nuevos caminos por los que transitar la fiscalidad municipal en esta ciudad. Creemos que merece su consideración por el conjunto de la corporación y su respaldo mayoritario. En ello confiamos.   






sábado, 1 de octubre de 2016

Fiestas de #ElPilar2016 en el Centro Aragonés de Castelló

Discurso en el Teatre del Raval de Castelló de la Plana, actuando como pregonero y mantenedor del acto de homenaje a las reinas y damas de las fiestas del Pilar 2016 del Centro Aragonés de Castelló [30.09.2016]


Muy buenas noches a todas y a todos. Amigos y amigas del Centro Aragonés de Castellón, ciudadanas y ciudadanos que esta tarde noche nos acompañáis en este Teatre del Raval hoy convertido en corazón de tantos sentimientos de dignidad compartida. Representantes de los centros y casas regionales en nuestra ciudad y de asociaciones cívicas de todo tipo. Compañeros y compañeras de la corporación municipal.

Gracias José Antonio, querido presidente. Un honor, muy sincero, lo sabes, haber recibido de ti el encargo de actuar como mantenedor y pregonero en este acto de anunciación de las fiestas del Pilar y de homenaje a las reinas Ángela y Adriana  y a sus damas Mari Carmen, Pilar, María Pilar, Mari Carmen, Arantxa, Balma, Sara y Carmen. Gracias por permitirme estar aquí entre gentes venidas del Bajo Aragón, de las Cuencas Mineras o del Maestrazgo; de las sierras de Gúdar, Arcos o Albarracín; de las tierras del Jiloca, del Matarranya o del Moncayo; y de Castellón, claro. Aragoneses de Castellón, castellonenses de Aragón.

Vosotros y vosotras, vuestros padres, nuestros abuelos. Soy nieto de Miguel Górriz y de Ángeles Izquierdo, turolenses de la Puebla de Valverde y de Aliaga que llegaron a esta tierra buscando vida y mañana. Soy un valenciano de Castellón que conoce y reconoce esa lealtad terca e inquebrantable con lo aragonés. Que sabe hasta qué punto ese sentimiento de pertenencia, ese vínculo ata de por vida.

Mirad hace ya muchos años y sigo recordándolos como si hubieran sido ayer aquellos veranos de niño en la Puebla de Valverde. Era muy pequeño cuando marchaba con mis abuelos a finales de agosto hacia allí. 

Recuerdo aquellos viajes en tren desde Sagunto. Los resoplidos de la máquina al remontar el Ragudo. Al llegar a Sarrión el yayo Miguel y la yaya Ángeles se afanaban en coger aquellas maletas de madera y cartón y acercarlas a la puerta de salida del vagón. La Puebla muy cerca.

La figura menuda de mi tío Pablo esperando con el macho, la excitación del encuentro, el olor de la noche, el negro estrellado sin fin, el silencio roto por el andar cansino del animal. Entrar en la casa de los tíos, la penúltima en el camino hacia el cementerio. La cara sonrojada y afable de la tía Rosa, su topito encanecido, el hallar encendido, la sopa de ajo humeante. Primera visita, siempre, al corral: las gallinas durmientes, los conejos acurrucados, el macho ya en su sitio, el cerdo en la corte. El olor del estiércol. Y el despertar del primer día. A por agua a la fuente, montado en el mulo que guiaba el tío. Buscar a los amigos, las eras. Jugar en la fuente de los Santos cazando renacuajos. Coger moras en los barrancos, las pantorrillas arañadas por las zarzas y las ortigas. Los lavaderos, vivos todavía durante años. Y la excursión obligada a Teruel en el autobús de línea. Buscar el Torico y encontrarlo y visitar a los Amantes. 

Yo aún conocí aquel Aragón de agua en cántaros y colchones de paja. Duro y frío. Aquel Teruel de emigrantes que daba para los Altos Hornos de Sagunto, la fábrica de Segarra en la Vall d'Uixò o la SEAT de Martorell. El Teruel que se vaciaba Ragudo abajo en Castellon y Valencia y por Paniza en Zaragoza y Barcelona. Cada año, al visitar a los parientes echaba a faltar a alguno de sus hijos. Habían encontrado un buen trabajo en las fábricas del litoral decían.

Contaba Labordeta en su Albada de la ausencia:

Me despido de mi tierra,
de mis montañas y ríos,
me marcho porque me empujan,
nunca lo hubiera querido.

Aunque me voy no me voy,
aunque me voy no me ausento,
aunque me voy de persona,
me quedo de pensamiento.

Me empujan tanta desgana,
los latifundios baldíos,
me empujan los que se quedan,
provecho de nuestros ríos.

A todos los de esta casa,
Dios les de salud y vida,
trigo para todo el año
y paz en la despedida.

Espero que dentro un año,
Dentro de tres o de cuatro,
cantemos todos la albada
en libertad y buen trato.


Pronto cambiamos el tren por el coche. El 850 de mis padres. Apretados entrábamos seis y con bultos. El Ragudo marcaba el comienzo y el final de las vacaciones en la Puebla. Las cuestas, vueltas y revueltas, el humo negro de los camiones, más curvas, el autobús de Furió cruzado en una de aquellas espirales interminables. Barracas, obligado arrojar. No más. El Ragudo era la frontera. Y quizás el emblema del cambio. Ver su transformación desde que en los 80s se construyera la variante que dejaría paso más tarde a la autovía Mudéjar. Para mí, creedme, sigue siendo referencia en mi memoria de la modernización de este país. Por supuesto, del Aragón turolense.

Por todo esto comprenderéis que cada vez que subo por la A23 sienta, aún hoy, un cosquilleo en el estómago. Y que cuando paso a la altura de la Puebla de Valverde siga mirando aquel territorio de la infancia. 

Javalambre, Formiche, Manzanera, Sarrión, la Virgen de la Vega, Albentosa, Rubielos y Mora... Teruel, claro. Siempre Teruel. Esa geografía acompañó las conversaciones de mis mayores en los encuentros familiares. 

Aliaga. De allí, en el corazón de la comarca de las Cuencas Mineras de Aragón, salió la familia de mi abuela en los primeros 30s del siglo pasado. Mis bisabuelos José Izquierdo y Amada Ibáñez vinieron a Castellón como tantos otros aragoneses buscando un proyecto de futuro para sus hijos y sus hijas: Pepe, Pilar, Cristóbal, Luis, Ángeles, Victoria, Dolores y Amada. Aragón en Castellón. Y Aragón con Castellón. Mi familia materna fue un buen ejemplo del mestizaje entre las gentes aragonesas venidas y quienes las veían venir. De hecho dudo que en alguna casa de nuestra ciudad haya más artilugios, detalles y detallitos relacionados con las fiestas de la Magdalena que en casa de mi tía Amada, la única hermana viva de mi abuela.

De pequeño pasé muchas tardes dulces en el obrador de la pastelería de mi tía Pilar y mi tío Antonio. La Pilarica, en la calle Ruiz Zorrilla, cerca de la Telefónica, era orgullo de familia. Y en verano, antes de irnos a la Puebla, pasábamos algunas semanas en el maset de los tíos Cristóbal y Faustina, en el camino de los Palos. En esas reuniones multitudinarias de los Izquierdo y allegados oía, entre juego y juego, nombrar a Ángel Alloza y al Centro Aragonés, entonces aún en la sede del Teatro Principal.

Ridículo sería que viniera yo aquí a deciros lo que sois. El Centro Aragonés es una de las más relevantes agrupaciones cívicas castellonenses. Una de las más longevas y de las que mayor dinamismo han mantenido a lo largo del tiempo. Y uno de los más activos centros aragoneses. Y no dudéis de que esta ciudad seguirá dándoos el aliento que merecéis.

Reinas, Ángela, Adriana. Damas Mari Carmen, Pilar, Maria Pilar, Mari Carmen, Arantxa, Balma, Sara, Carmen... Renováis vuestro compromiso de lealtad con la gran familia del Centro Aragonés. Y lo hacéis en estas vísperas de las fiestas del Pilar en las que, como cada año, la gente de Aragón se reencuentra y se revive. Imagino cómo os sentís, reinas, a pesar de vuestra experiencia acreditada. Poco hay más gratificante que representar en el tiempo de la fiesta a aquellos y aquellas que comparten tus sueños.

He leído en algún sitio, reinas, damas, que la fiesta es la segunda vida de los pueblos o el segundo mundo de sus gentes. Es un tiempo paralelo, latente, que acompaña silente la vida de lo cotidiano. Un tiempo que está pero que no vemos, que es pero que no oímos hasta que estalla en luz, en risa, en amor, en pólvora, en fraternidad, en emoción, en música. 

Hay pocos momentos tan importantes en la vida de un pueblo como el tiempo de la fiesta. Mirad, la fiesta es convivir y respetar lo que somos y lo que otros son; es disfrutar el tiempo y el espacio para gozarlo; es encontrar y reencontrar el amor y enamorarse del encuentro; es recordar y acordar; aprender, descubrir, sentir, querer y transgredir. Es ir más allá de lo cotidiano. Es romper la normalidad. Lo ha escrito Enrique Gil Calvo: “sólo la fiesta es capaz de hacer evidente lo que resultaría cotidianamente inverosímil”.

Vivid la fiesta del Pilar pues, con la intensidad que merece el recuerdo a tantos hombres y mujeres trabajadores que hicieron de vuestro pueblo, Castellón, y de vuestra tierra, Aragón, lo que hoy son. Ellos y ellas también quisieron y creyeron en la fiesta. La gozaron, la disfrutaron, la soñaron. Y aprendieron con ella a ser hospitalarios. Creedme, es a través de la fiesta como hemos aprendido la alegría de regalar, de dar; o lo que es lo mismo, la virtud de la generosidad. Y es en la fiesta como hemos comenzado a apreciar la alegría de recibir o el valor de la gratitud.Es el tiempo de la diversión colectiva; aprovechad ese paréntesis de alegría y de placer para romper con el tedio, la rutina y el agobio diarios. 

Todo eso es la fiesta, Ángela, Adriana, reinas. Un tiempo reparador que regenera los tejidos sobre los que se construye la vida en común. Un tiempo sobre el que repensar el futuro sintiéndonos como somos, reconociéndonos, queriéndonos. Y el Pilar, las fiestas han de ser eso. Porque lo necesitamos, porque es imprescindible que detengamos el motor que nos hace correr como ruedas locas hacia ninguna parte y tracemos nuevos rumbos.

La fiesta, como escenario de la universalidad, de la libertad, de la igualdad y de la abundancia socializada, nos empuja hacia nuevos territorios. Nos adentra en espacios sólo transitables desde el compromiso comunitario, desde la cooperación cívica y desde la empatía. No hay fiesta en soledad; nadie vive solo la fiesta como merece ser vivida. Es comunidad, es fraternidad, es ensoñación colectiva, es mirada compartida. Es, queridos amigos, lo que queremos ser. Y es que tras la algarabía festiva está el pueblo en su expresión más íntima. Ciudadanos y ciudadanas que funden sus ilusiones, que suman sus anhelos, que trenzan sus pasiones en un vivir colectivo. Es esa la fiesta en la que creo, la fiesta que une, que regenera, que suma. La fiesta que nos hace fuertes y nos enseña el camino que debemos seguir para construir un futuro posible, un futuro solidario, un futuro convivido.

Vivid así las fiestas del Pilar queridas reinas, queridas damas. Con intensidad, sabiendo que cada instante, cada sonrisa, cada mirada, cada baile estáis reforzando ese compromiso con Castellón y con Aragón. 

A vosotras y a vosotros, amigos y amigas del Centro Aragonés, muchas gracias por vuestra amabilidad. Que el Pilar 2016 os sea propicio. Salud y buena noche.





viernes, 16 de septiembre de 2016

Intervención en #PleCastelló del 15-09-2016: debate sobre el estado de la ciudad

Intervención en el Pleno municipal de Castelló el 15 de septiembre de 2016 con motivo del debate sobre el estado de la ciudad.


Este es el primer debate sobre el estado de la ciudad que se celebra tras el cambio político producido en este ayuntamiento en junio del pasado año. Hace 15 meses, pasadas las elecciones, PSPV, Compromís y Castelló en Moviment acordamos constituir un gobierno de progreso para Castelló. Y lo hicimos mediante la negociación y el pacto, buscando espacios de entendimiento desde la divergencia, anteponiendo el interés general a los matices que legítimamente nos diferencian. El Pacte del Grau, así conformado, se convirtió en el argumento central de las políticas públicas que tenía que impulsar el nuevo ejecutivo municipal liderado por Amparo Marco.

Quiero pues, en nombre del GMS y de la ciudadanía, agradecer a ambas fuerzas políticas su voluntad de compartir con nosotros este camino. A Compromís, por sumar para gobernar. Por hacerlo con lealtad y con convicción plenas. A Castelló en Moviment, por sumar para crear espacios de consenso desde la crítica constructiva. Créanme si les digo que este año largo ha servido para entender más y mejor el sentido íntimo de la democracia, la razón del entendimiento, del debate, de la argumentación aún desde el disenso. El trabajo exigente para acercar posturas.

Es evidente que no ha sido fácil y que hemos cometido errores en los procesos de toma de decisiones. Saber dónde hay que llegar no siempre garantiza saber cómo hacerlo. Por eso hemos ido adecuando y mejorando los mecanismos de coordinación entre el gobierno y su aliado en el pleno. Y seguiremos haciéndolo.

Fruto de ese entendimiento han sido medidas de notable impacto social y político. En ámbitos tan diversos como la mejora del transporte público, la atención a la emergencia social, la transparencia y la rendición de cuentas o las políticas de igualdad. Durante estos meses se ha abierto por primera vez en este ayuntamiento una línea específica de actuación en materia de empleo. Por primera vez, también, nuestro transporte público tiene un billete único. Por primera vez el gobierno, la oposición y la ciudadanía tienen acceso pleno a la información presupuestaria municipal. Por primera vez esta ciudad va a contar con un plan estratégico. Por primera vez se han introducido criterios sociales en la contratación de cuentas bancarias o de pólizas para garantizar nuestra liquidez. Por primera vez vamos a aprobar en este Pleno, en los próximos meses, el Plan territorial de emergencias de esta ciudad, instrumento esencial para coordinar la respuesta ante situaciones de dificultad colectiva. Por primera vez vamos a incorporar la mirada de género en nuestros presupuestos. Por primera vez la administración municipal ha contabilizado, fiscalizado y pagado las obligaciones contraídas en relación con las fiestas. Por primera vez hemos iniciado un procedimiento de compra pública innovadora... Y hemos abierto nuevas líneas de trabajo para poner a las personas que están en situación de mayor vulnerabilidad en el centro de las prioridades de las políticas municipales.

Sabemos Xavi, Anna, Iñaki, Paz que queda mucho por hacer. Y que, a menudo, donde nosotros vemos falta de realismo, vosotros veis exceso de pragmatismo. Esa es una dialéctica productiva que hemos de saber preservar con mutua lealtad. Es esa tensión la que, sin duda, consolidará el cambio que todos queremos.

He de agradecer, así mismo aquí, el talante constructivo de la oposición del grupo de Ciudadanos y su voluntad de aportar ideas y argumentos para mejorar el bienestar de la ciudadanía. Gracias.

Resulta muy caro para algunos comprender que esta forma de gobernar sea posible. Para ellos negociar, pactar, consensuar, concertar no conjugan con gobernar. Prefieren hacerlo con mandar, ordenar, imponer o dictar. Lo monocorde y lo monocromo. La vía única, la mirada única, el pensamiento único.

Son los mismos y las mismas que han decidido abandonar una y otra vez el territorio de la verdad y la razón para instalarse en el delirio. Ni pizca de arrepentimiento por lo hecho, ni asomo de sonrojo por lo que sabemos. Partido Popular en versión premium.

Lamento no poder agradecerle al GMP ni su contribución, ni su colaboración, ni su lealtad en la gobernación de Castelló durante este año. Créanme que lo siento. Pero es imposible. Miren, todas las campañas que han activado contra el ejecutivo municipal se han basado en la mentira y en el oportunismo. Da igual que se tratara del comedor del padre Ricardo, de la presencia policial en el Grao o de los váteres públicos que tiene previsto instalar el gobierno en la ciudad en los próximos meses. Los váteres, los retretes señora Carrasco. Una campaña edificante la suya. Algo huele mal en su combativa fijación contra ese servicio público habitual en tantas ciudades.

Y más aún huele su agitación contra la restitución del servicio de limpieza de nuestras calles. Será porque vendieron en 2012 que estaban optimizando los recursos públicos cuando en realidad habían recortado las prestaciones del servicio, castigando especialmente a los barrios periféricos. Y será que les molesta que este gobierno haya inyectado 1,5 millones de euros anuales para recuperar los servicios perdidos.

Para hacer hay que poder y también querer. Nosotros tenemos la determinación de modernizar la gestión municipal. Sabemos que estamos muy lejos de los estándares que exige una administración moderna en relación con la ciudadanía. Mucho. Lo siento cada vez que entro en esta casa y veo las colas de ciudadanos y ciudadanas esperando su turno para ser atendidos por los empleados del registro general, apoyados en las paredes o sentados en las escaleras del hall. Sencillamente inaceptable. Han sido lustros de desidia que no hemos podido todavía revertir. Mientras pedían al Gobierno de España edificios y locales sin cuenta renunciaban a una estrategia realista de modernización, ampliación y dignificación de los espacios destinados a la prestación de los servicios municipales. Gastaron 18 millones de euros en el asilo en tiempos del alcalde Gimeno y no hicieron nada mientras pudieron. Quedaban cinco años para que estallara la crisis, cinco. Poco les importaban los ciudadanos y menos las empleadas y los empleados públicos. Tanto es así que ni uno sólo de los edificios municipales ha contado hasta ahora con un plan de emergencias. Ni uno. Esta semana hemos finalizado el del Palau de la Festa y muy pronto tendremos listo el de la Pérgola. Y continuaremos hasta cubrir esa exigencia esencial.

Cuestión de voluntad política y de prioridades. Así es. Por eso hemos desbloqueado en 11 meses la concesión de la licencia de obras para la ampliación del Hospital Provincial. ¿Recuerdan? Seis años después de que se presentara la solicitud por parte del Consorcio Hospitalario. En reiteradas ocasiones los técnicos municipales advirtieron de la necesidad de subsanar deficiencias. Ni los responsables del hospital ni los responsables del ayuntamiento fueron capaces de reconducir este asunto, a pesar de su incidencia social. Eso sí, fueron bien rápidos en desplegar el correspondiente cartel para sacar rëdito electoral. Nada nuevo, ciertamente.

Miren durante este año hemos confirmado lo que ya sabíamos. La desidia en la gestión del patrimonio público de esta ciudad. No les importó modernizar esa gestión, hacerla más eficaz. O quizás lo que les importó fue hacerla ineficaz, opaca al escrutinio público. Y no es esta una cuestión menor. Aún recuerdo las sesiones que con distintas empresas especializadas en la implementación de sistemas avanzados de gestión del patrimonio hemos tenido y la sensación de bochorno al enumerar los ayuntamientos con los que llevaban años trabajando. No quisieron hacerlo. Ahora lo vamos a hacer nosotros, con el impulso del mismo equipo técnico que no pudo hacerlo antes. Aquellas carpetas de gomas azules de las que hablé hace unos meses en esta misma tribuna no formaban parte de una figura retórica. No vamos a consentir que el patrimonio de esta ciudad, el patrimonio de todas y de todos los castellonenses esté al albur del sentido de la decencia de sus gobernantes. Y por eso queremos que se gestione como se hace en cualquier ciudad de nuestro entorno socioeconómico. Para que no se pierdan cuadros por los pasillos...

Ha sido durante este año, también, en marzo, cuando el Tribunal Supremo ratificó la anulación del PAI Mestrets, paradigma de los despropósitos megalomaníacos del urbanismo que se ha promovido desde el ayuntamiento y del autismo legal en que se instaló su gobierno. Porque no queremos que esta ciudad persista en el desbarajuste urbanístico al que le condujo el mal gobierno estamos trabajando intensamente en un nuevo plan general. Un plan para un urbanismo participativo, realista, coherente y prudente. Estamos hablando con los actores sociales, explicando y escuchando para construir entre todos y todas un Castelló para las personas.

Entrelazar el tejido urbano, unir, integrar, igualar las oportunidades de nuestras vecinas y vecinos independientemente de donde vivan. Necesitamos para ello repensar el transporte público en nuestra ciudad. Garantizar su complementariedad y su sostenibilidad medioambiental y financiera y multiplicar su alcance. Estamos poniendo en marcha ya nuevos servicios derivados de ese cambio conceptual, unificando tarifas, creando líneas regulares nocturnas y recuperando y ampliando antiguas líneas perdidas. E impulsando medidas de justicia redistributiva como los bonos Activa't para personas en situación de desempleo. En este ámbito tiene especial relevancia la modernización y extensión del BiciCas, esencial en la estrategia de movilidad del gobierno, y la apuesta por la intermodalidad y la codecisión de la ciudadanía en la implantación del servicio.

Les reitero, como siempre, la disponibilidad del GMS para sumar voluntades y unir esfuerzos de todos aquellos que estén persuadidos de que un Castelló más creativo, más justo, más sostenible, más abierto y más solidario es posible. Ese es el único camino que merece la pena transitar para encontrar nuestro futuro colectivo. Ahí siempre estaremos las y los socialistas.


martes, 13 de septiembre de 2016

Contra el odio, dignidad democrática

Publicado en Mediterráneo el 12 de abril de 2016

Luchar contra el odio en todas sus expresiones sociales ha de ser una de prioridades de todo gobierno democrático. Combatir con los instrumentos del Estado de derecho la xenofobia, la homofobia, el racismo, la disfobia o cualquier otra forma de intolerancia debe ser un argumento central de las políticas públicas. Por pura y esencial decencia democrática. Y por ser garantía última de convivencia en dignidad.

El gobierno local de Castelló sabe que ese es un camino irrenunciable contra todo tipo de discriminación y en favor de la igualdad. Y queremos transitarlo sumando los esfuerzos de todos los departamentos municipales, de forma transversal. Desde las iniciativas StopRumorsCastelló de la concejalía de Bienestar Social hasta los procedimientos aprobados por la Policía Local para una mejor gestión de la diversidad y una más eficaz prevención y persecución de los delitos de odio. 

Para que cada día se sepan con menor espacio de impunidad quienes hace unos días, por ejemplo, escribieron sobre el Obelisco por la Libertad del parque Ribalta expresiones xenófobas contra algunos de nuestros conciudadanos y conciudadanas. Por la convivencia y la dignidad colectiva.



sábado, 30 de julio de 2016

Intervención en #PleCastelló del 28-07-2016: gestión de las fiestas de la Magdalena

Intervención en el Pleno municipal de Castelló el 28 de julio de 2016 tras la comparecencia de la concejala de Fiestas Sara Usó sobre la gestión de las fiestas de la Magdalena.

Gracias Sara, muchas gracias por asumir con decencia y dignidad políticas este acto de rendición de cuentas. Gracias por ser la primera miembro del gobierno municipal de nuestra ciudad en rendir cuentas en relación con la gestión de las fiestas de la Magdalena. Es un privilegio compartir tribuna contigo en este pleno.

Hace poco más de un año, cuando este equipo asumió la responsabilidad de gobernar Castelló, tomamos la decisión de gestionar las fiestas de la ciudad desde la normalidad y la transparencia. Era un mandato ético que recogían los programas con que nos presentamos los partidos que formamos este gobierno. Y era un mandato ciudadano que habíamos recogido de la exigencia de miles de vecinos y vecinas para que el cambio llegara también al espacio de la fiesta. Esa convicción teníamos los socialistas y a ella nos entregamos con determinación.

A los pocos días de comenzar nuestro mandato introdujimos los primeros cambios de gestión en las fiestas de Sant Pere. Sabíamos que las fiestas son pueblo, son fuerza integradora, son vida compartida, son ilusión colectiva. También convivencia, respeto, empatía. Y sabíamos, así mismo, que hay unas normas que las amparan en cumplimiento de los derechos de todos y de la legalidad pública.

No se nos escapaba que iba a ser difícil, como lo está siendo en este y otros ámbitos. Durante demasiados años se había establecido una forma de hacer que ladeaba la norma para adentrarse en lo arbitrario. Demasiado tiempo de renuncias, de mirar hacia otro lado, de dejar hacer, del favor. Créanme si les digo que sé que a ustedes, al menos a algunos de ustedes, debía resultarles difícil cerrar los ojos y orillar las ordenanzas que ustedes mismos habían redactado. Pero lo hicieron.

Sorprende... pero menos, francamente. Es esa la forma de entender la vida pública por parte del Partido Popular. Donde las normas decían A ustedes leían Z, ya fuera en la ocupación de la vía pública o en el control de sonidos, en la gestión de actividades o en la contratación de espectáculos. Ni siquiera la fiscalización de las cuentas y los actos administrativos se salvaba de esa desidia interesada.

Miren, hasta este año ni la Intervención, ni la Tesorería, ni la dirección de Gestión Presupuestaria conocía de las facturas generadas en relación a las fiestas de la Magdalena antes de ser abonadas las cantidades establecidas. El interventor municipal no tenía acceso a las cuentas corrientes de la Fundación de Fiestas ni fiscalizaba su gestión. Eran recursos públicos, fondos municipales recaudados a los ciudadanos y ciudadanas de Castelló absolutamente opacos a los órganos de fiscalización.

Por primera vez la administración municipal ha tenido conocimiento de esas facturas antes de ser pagadas a los proveedores. Sí, han oído bien, por primera vez. Fíjense, el departamento de Contabilidad de este ayuntamiento recibía las facturas ya tramitadas con la única razón de que la contabilidad de la Fundación se incorporara a la contabilidad municipal. Puro ejercicio contable ajeno al control real de los recursos públicos. 

Ni de los gastos, ni de los ingresos, ni de los contratos, ni de las condiciones laborales de las personas empleadas en estos menesteres. Una ojeada rápida a los informes de la Intervención General Municipal o de la dirección de Gestión Presupuestaria y Contabilidad de los últimos 10 años provoca escalofrío.
  • 2009, informe de la Intervención General de 21 de julio de ese año: “No consta que en materia de reconocimiento de obligaciones, liquidación de derechos y demás fases de los procedimientos de gestión de los gastos e ingresos, así como en la gestión presupuestaria o contable, el funcionamiento de la Fundación Municipal de Fiestas se ajuste a lo establecido en la ley...”
  • 2010, informe de la Intervención delegada en la Fundación de Fiestas de 14 de julio de 2011: “No ha existido control interno […] en la gestión económico financiera y presupuestaria de 2010. // No se puede verificar que las cuentas anuales de la Fundación Municipal de Fiestas expresen la imagen fiel del patrimonio y de su situación financiera, de la ejecución del presupuesto, de los resultados de la entidad y que hayan aplicado, con regularidad, los principios contables de la Instrucción de Contabilidad.”
  • 2011, informe de la dirección de Gestión Presupuestaria y Contabilidad de 18 de mayo de 2012: “No consta de la documentación presentada por el organismo autónomo que existan actos administrativos previos que permitan la contabilización como fases independientes de la ordenación del pago, el reconocimiento de derechos y obligaciones de contenido económico, la retención, autorización o disposición del gasto, no ajustándose, por tanto su contabilidad a las instrucciones de contabilidad local… // No consta que la fundación de referencia disponga de mecanismos para garantizar el que no se contraigan obligaciones que no tengan dotación presupuestaria… // No se ha podido realizar una inspección de la contabilidad de la Fundación al no desarrollarse su gestión administrativa y económica de conformidad con lo establecido en la Ley...”

Estos textos se fueron convirtiendo en letanía año tras año, con argumentos idénticos, hasta que la decisión ciudadana les apartó del gobierno local. De forma reiterada se les advirtió desde los órganos de control y fiscalización de la opacidad y falta de rigor administrativo en la gestión de las fiestas. ¿Y ustedes se atreven a decir, señor Feliu, que se reservan su derecho de acudir a la Fiscalía…? Estoy empezando a creer que ya no dice lo que le dicen que diga sino que tiene usted serios problemas de percepción de la realidad.

No se confundan. Y no pretendan confundirnos. Ustedes saben, lo sé yo, lo sabemos todos y todas que el modo en que fueron gestionadas las fiestas en esta ciudad durante lustros era insostenible por inaceptable. Ustedes saben, lo sé yo, lo sabemos todos y todas que la opacidad y la arbitrariedad anidaban en la forma en que se llevaban estos asuntos hasta hace nada.

2016 es el primer año en el que la administración municipal de Castelló contabiliza, fiscaliza y paga las obligaciones contraídas en relación con las fiestas. 2016 es el primer año en el que se atiende a lo prescrito en las ordenanzas en relación con las instalaciones y actividades en calles y plazas. El primer año en el que se han seguido de forma generalizada criterios de contratación pública. El primero en el que se ha dispuesto de un plan integrado de seguridad y emergencias. El primero en estas y tantas cosas, por la determinación de este gobierno, por el compromiso de las empleadas y empleados municipales y por el esfuerzo y colaboración de la Junta de Fiestas.

Y sabemos que no hemos estado acertados en todo. Que hemos cometido errores, sin duda. Que no hemos alcanzado todo cuanto nos habíamos propuesto. Y pedimos disculpas por ello. Pero tenemos la convicción, el Grupo Socialista, de que hemos desbrozado un camino que no tiene retorno. El camino hacia la normalidad y la transparencia en la gestión de nuestras fiestas. Con humildad, con mucha humildad sabiendo lo que queda por delante porque nosotros sí que creemos en el viejo y certero aserto de Terencio: Nihil humani a me alienum puto (Nada de lo humano me es, nos es ajeno).



domingo, 17 de julio de 2016

El trenecito - #CorredorMediterráneo


Recién estrenado el año 2009 Alberto Fabra, Rita Barberá y Sonia Castedo, entonces alcalde y alcaldesas de Castelló, Valencia y Alicante, se reunieron en la capital de La Plana para exigir al gobierno de Rodríguez Zapatero la construcción inmediata del corredor mediterráneo que debía conectarnos con Europa y la llegada de la alta velocidad ferroviaria al País Valenciano. Vicente Rambla, Ricardo Costa y Mario Flores completaban la fotografía de esa cumbre reivindicativa contra el Gobierno que "castiga a los valencianos porque el PP gobierna sus instituciones". No viene al caso recordar las trayectorias políticas y judiciales de estos próceres popularistas, aun cuando no conviene olvidar a qué dedicaban su tiempo y sus desvelos en aquellos años de vino y rosas. Javier Moliner, a la sazón vicealcalde de Castelló, seguía la estela de sus jefes politicos y se apuntaba, a golpe de titulares, al discurso oficial de que Zapatero no quería esa infraestructura obsesionado como estaba con amargar la vida a la gente de esta tierra.

Lo cierto es que a esas alturas el Gobierno de España estaba negociando con la Comisión Europea la inclusión del corredor ferroviario mediterráneo entre las redes estratégicas del sistema europeo de  trasportes, a fin de corregir el dramático error cometido por el gobierno de Aznar que supuso su exclusión en 2003. A mediados de 2011 Fomento tenía un plan temporizado para el desarrollo de las actuaciones en el corredor y la previsión de la financiación que debía venir de Europa. 

Y lo cierto, también, es que en 2010 la alta velocidad llegaba a Valencia y el tiempo de viaje en tren directo de Castelló a Madrid pasaba de casi cinco horas a menos de tres. Y que las actuaciones sobre el tramo Vandellòs-Tarragona, esencial para garantizar nuestra conectividad con Cataluña y Francia, estaban ya avanzadas. Todo ello en un contexto económico muy difícil.

En 2012 el nuevo gobierno de Rajoy volvió a sembrar dudas en Bruselas sobre nuestro corredor. Después llegó el tercer carril, el caos en el servicio de cercanías entre Castelló y Valencia y el deterioro galopante de las conexiones con Barcelona. El pasado mes de marzo la ministra de Fomento, Ana Pastor, en plena campaña electoral seguía prometiendo que este verano trenes AVE llegarían a La Plana. Enésima promesa incumplida. No es de extrañar, pues, que esta misma semana la ministra, pasadas ya las elecciones, renunciara a poner fecha a esa llegada.

A estas alturas nadie sabe bien qué nos espera y qué queda del corredor mediterráneo de mercancías. O quizás sí. Sí que sabemos que las comarcas castellonenses no van a salir bien paradas de la decisión del gobierno de Rajoy de introducir el tercer carril en lugar de una plataforma diferenciada para la alta velocidad de pasajeros. Sabemos que el actual trazado entre Valencia y Castelló no es ni va a ser de alta velocidad y que los trenes AVE que lleguen lo harán con la misma velocidad que los actuales Alvia. Ni el radio de las curvas ni las oscilaciones de nivel lo van a permitir. Es curioso que quienes hace cinco años ridiculizaban la reducción en un 40 por ciento del tiempo de viaje a o desde Madrid ahora enloquezcan con la supuesta rebaja de un cuarto de hora.

Sabemos, sí, que la línea C6, los cercanías que prestan servicio a miles de usuarios y usuarias cada día, verá mermada su calidad. Bien en sus frecuencias, bien en el tiempo empleado en el viaje. Si, como venden Pastor y sus corifeos aquí, la inversión en el tercer carril se hace para compatibilizar sobre un mismo trazado el tráfico de mercancías, cercanías y largo recorrido de pasajeros a alta velocidad la conclusión es fácil de imaginar: o seguirán siendo testimoniales los convoyes de mercancías, o se minorará el servicio de cercanías, o no habrá alta velocidad. Todo a la vez sobre la misma plataforma, ya saturada en la actualidad, es inviable.

¿Se imaginan a Moliner convocando hoy a Fabra, Barberá, Castedo, Rambla, Costa y Flores para exigir a Rajoy el corredor mediterráneo? No, me temo que no. Todos han volado. Sólo queda él.


jueves, 14 de julio de 2016

Intervención en el Pleno municipal del 14 de julio de 2016: modificación del procedimiento presupuestario de los patronatos del Ayuntamiento de Castelló

Intervención en el Pleno municipal de Castelló el 14 de julio de 2016 explicando el voto favorable a la moción presentada por el PP para modificar el procedimiento de elaboración de los presupuestos de los patronatos dependientes del Ayuntamiento de Castelló.

Hemos votado a favor de esta iniciativa porque creemos que enriquece en sentido democrático los procesos de toma de decisiones en los patronatos municipales, en una cuestión tan determinante como la configuración de sus presupuestos. Estamos convencidos de que esos procesos deben ser colaborativos, abiertos a la participación y a la codecisión. Lo pensamos ahora y lo pensábamos antes y nos congratulamos de que quienes durante tanto tiempo tuvieron oportunidades incontables de hacerlo conviertan hoy en exigencia su renuncia de ayer.

Miren, en los Estatutos de los tres Organismos Autónomos (aprobados en 2006 los de Turismo y Deportes, y en 2012 el de Fiestas) no está previsto expresamente un procedimiento para la aprobación de sus presupuestos. Está establecido en la norma que los o las gerentes elaboran una propuesta que elevan para su aprobación al consejo rector, pero no se regula la tramitación propiamente dicha. En última instancia es a este Pleno al que compete la aprobación definitiva (o, eventualmente, su rechazo) en el debate anual de los presupuestos municipales. Y es aquí donde se han trasladado, en su caso, las enmiendas que cada grupo ha considerado hacer.

Habrá, pues, que promover la modificación de los estatutos de los tres patronatos para introducir ese procedimiento. Y trabajaremos, por supuesto, para que esa modificación cuente con la misma unanimidad con la que ha contado el respaldo de esta moción. Así, tendrá que determinarse quiénes serán los sujetos legitimados para presentar enmiendas o qué calendario deberá seguirse... Todo ello sin interferir negativamente en la agenda reglamentada para la tramitación de los presupuestos del ayuntamiento. 

Vamos, de inmediato, a cursar las instrucciones necesarias a los técnicos de esta casa para que estudien la forma administrativamente más eficiente de impulsar este proceso de modificación estatutaria.

Una vez más les agradecemos sinceramente la confianza que expresan en este ejecutivo a la hora de corregir los déficits democráticos que ustedes consagraron en sus décadas de gobierno en este ayuntamiento.