sábado, 17 de enero de 2015

El precio de la educación

Los precios de la educación universitaria han subido un 32 por ciento entre 2012 y 2014. Un tercio en tres años. El del conjunto del sector educativo en un 16 por ciento, casi cinco veces más que el IPC general para ese período. Y esto en un contexto de reducción de las becas gubernamentales para el estudio. Desde 2012 cuesta mucho más estudiar y cada vez cuesta más a quienes menos tienen que sufren al tiempo la subida de precios y los recortes en ayudas públicas. Y no sólo por la disminución en estas últimas, también por los cambios introducidos por Wert que priman las notas sobre la capacidad económica de las familias para costear el estudio de sus hijos. Esta es la cruda realidad impuesta por las políticas educativas de Rajoy. Políticas, ya sabéis, de desigualación. Lo dice el INE. Y dice más. El segundo sector donde mayor incremento han tenido los precios en este trienio, la sanidad. Hace tiempo que vengo escribiendo aquí sobre las nuevas burbujas que venían a reemplazar al estallido del festín inmobiliario. Las que la derecha está alimentando con la liquidación de los servicios públicos esenciales y su trasvase al sector mercantil privado. El resultado: más oportunidades de negocio para algunos y menos oportunidades de progreso para la mayoría. Esto no es fruto de la casualidad, no. Es la estrategia de la desigualación puesta en marcha por el Partido Popular allá donde gobierna.